La más variada fauna, entre pensamiento, imagen, poesía y erotismo: ¡todo!, en definitiva.

16.4.08

EL HUMO DE LA CALLE

No sé. Pienso que el humo de la calle nos envuelve en un manto de cultura y naturaleza difícil de separar. La gran ciudad se olvida de la diversidad en su propia multiplicidad y alguien, tal vez un hombre, espera solo el amor de su vida, tal vez una mujer, impoluto mientras su amor se descose en cada encrucijada o con juguetes gelatinosos que huelen y saben a esencia artificial de frutillas demuele los colchones de gran tamaño mientras en la tevé una murga le trae recuerdos de su amiga vestida con flores de mostacillas y tipografía anárquica que sacude la horma de sus pechos al ritmo de un tambor huérfano. En la radio nos dicen qué bebida beber y el spam de los carteles urbanos nos atiborra de imágenes lésbicas mientras los chicos de la calle ofrecen su servicio rápido y espumoso de limpiavidrios al paso mientras sus amigos fuman en un rincón meado por perros y borrachos y sueñan con ayuda porque ya solos ni soñar pueden. Una mirada que se pierde en el serpentear de las callejuelas con subidas y bajadas y en un ciber los autómatas se me parecen y todos se me parecen mientras ella entra y yo la sigo y me apoyo en una mesa recién abandonada con el tapiz pegoteado de café y mermelada y la vuelvo a seguir con la mirada que se posa en la misma pantalla donde explota el sexo sin perfume de dos niñas que parlotean mudas antes de darse un mordisco y luego sanarse con sus propias lenguas y ella mirando sabe que otros la miran pero también eso es ya naturaleza y no pasará de allí hasta que una de sus manos se hunda entre sus piernas un segundo como para contener algo que se le escapa algo que se le va mientras sube por su garganta y la tersa barbilla le tiembla apenas lo suficiente como para que yo sepa que está viva y que, quizá un hombre, la espera en otra ciudad otro mundo sin haberla conocido solo de soñarla para que otro, quizá otro hombre, aburrido de pensar hacia dónde va se ponga a escribir su historia solitaria, otra más de las tantas repetidas, y acierte en un concurso de literatura demodé y gane un premio ínfimo que lo catapulta al abismo de la fama efímera, para volver a la nada.

Pienso que cuando ella sale el humo se ha vuelto brisa, y una llovizna le moja el pelo; que en un horizonte cercano los picos de los cerros lucen blancos, pero no lo sabe aunque pueda imaginarlo y no sé si levantarme de aquí y seguirla y arrebatarle a ese otro hombre el amor de su vida y en una esquina tirarme sobre ella y convertir la historia romántica en una película de cuarta donde el amor es tan fácil como pagar la entrada a un cine. No sé si levantarme por más que ella vuelva la cara para verme como si yo también fuese una pantalla, un monitor que arroja gemidos y babeos y movimientos rítmicos como en una extraña espiral de candombe de verano, para acercarme y morderla hasta que despierte y abra los ojos y que ellos vomiten las últimas imágenes del fin de los tiempos, imágenes que de tan repetidas ahogan su diversidad.

Me quedo donde estoy, sonriendo, sonriendo estúpidamente, total, nadie me ve, nadie tropieza conmigo y soy otro que en algún lugar una historia espera hasta desdibujarse.

Etiquetas:

4 Comments:

Blogger anais said...

Jorge, antes que nada: si es una murga que tiene flores de mostacilla, sin duda es porteña, lo cual convierte en error al "tambor huérfano". Las murgas porteñas tienen bombos con platillos. Bueno, si nos ponemos en muy exquisitos, sí hay tambores con bordna, pero a esos los llamamos cariñosamente "redoblantes". Bueno, sobrepasada mi vorágine docente (tod@s tenemos una Ciurela en el Corazón, especialmente cuando se habla de lo que se ama y se conoce más que bien), vamos al texto.

ME ENCANTÓ!
Qué alivio dan esas comas entremetidas ahi... Casi, casi, una... (soy uan dama, nada de improperios), casi un orgasmo de respiro entre tanta palabra corrida.

La images del spam de los carteles, nunca nada resultó más cierta. Y, en referencia a los chiquilines de la calle... Ojalá fumaran en rincones. Si fuera así, quiezó, todavía les esperaría un futuro... No creo que "eso" los ayude a soñar...

Una pregunta... Me parece a mi, o es por mí comocido eso de "tipografía anárquica" bordado en mostacillas? Si es así, se agradece la inclusión. Solo un detalle... ese va en la espalda...

Saludos, besos y abrazos.

anais i.

2:05 a. m.

 
Blogger La Lau said...

Hermosos, las imagenes, las metaforas, que usaste, los sentimientos...Todo muy hermoso.
te felicito Jorge, realmente scribis muy bien!!

4:24 p. m.

 
Blogger Jorge Alberdi said...

Anais: aún no respondí tu e-mail, vengo acelerado, pero como verás, las cosas me quedan dando vueltas. Así son las 'arritmias', especie de sobre-ritmo, o alteración del ritmo normal de la prosa, al borde de la poesía, o un juego tenso entre ambas. Sí, las comas cumplen funciones no habituales, para regular otra respiración. La verdad es que en estos textos puedo soltarme y mezclar diversos registros, donde, invariablemente entra algo de lo más cercano, como un resto diurno en relación al sueño. Y por eso algunas imágenes que reconocés, pero no te enojes, soy un neófito aunque adoro la percusión y me puedo quedar horas delante de los candomberos. Dale el privilegio a mi imaginación de alterar la realidad, igual podés tomarlo como ofrenda.
Besos

La Lau: gracias gracias y besos!

9:31 p. m.

 
Blogger anais said...

AMigo, siga soltándose, que le sale muy bien.

En lo que hace a las percu, l@s murguer@s porteñ@s tenemos algo así como una cruzada por nuestro reconocimiento, por que nuestra identidad sea tal cual es. Con Usted, vale eso de "el que no sabe, es como el que no ve". Por esta vez, está disculpado... Jejejejejeje!
Si pasás por el mundo... hay algunos videos de Atrevidos por Costumbre. Y, si entrás a cualquiera de nuestros Flogs, desde ellos podés acceder a todos nuestros videos que andan dando vueltas. Y vas a ver cómo sonamos... Estoy segura que te va a gustar, y mucho, aunque el candobme esté muy lejos de la murga porteña, y de Atrevidos por Costumbre.
Gracias otra vez por incluir mi aplique. Nos esciribimos.
P.

1:07 a. m.

 

Publicar un comentario

<< Volver al principio